Signaturas, chacras y principios cósmicos

Por: Jordi Cañellas

La Signatura

¿Quién no ha sentido la enorme curiosidad de saber cómo hacía Edward Bach para encontrar sus esencias florales?

A mí esta curiosidad siempre me ha movido, quizás por el hecho de combinar dos grandes pasiones: la terapéutica floral y la botánica.

En mi parte más racional siempre he pensado que, a pesar de la enorme sensibilidad de Bach, las plantas escogidas para la fabricación de esencias no podían ser fruto exclusivo de la intuición. Parece claro, al menos en su inicio, que las flores tenían unas signaturas evidentes que expresaban el uso de su esencia energética. Un claro ejemplo está en Impatiens y sus semillas propulsadas o en Clematis y su tendencia a trepar incansable hacia el cielo. 


En este trabajo se resumen casi 6 años de ahondar en la signatura de las Flores de Bach, entendiendo la signatura como el estudio de las formas, colores y estructuras de las plantas “bachianas” y su relación con la psicología humana.

Trato de establecer una analogía entre las partes de las plantas y las partes de la psique humana para encontrar un diccionario que nos permita entender mejor a los vegetales y comprender también el por qué Bach escogió las especies que escogió. ¿Por qué por ejemplo Bach elige a Aspen y no a su hermano Chopo? ¿Por qué entre todas las coníferas escoge a Larch, la única que pierde las hojas en invierno?

El resultado que ya les puedo anticipar es que, sea como fuere que Bach seleccionase las flores, todo tiene, desde el estudio de la signatura, un gran sentido ¡No existe azar!

Para poder interpretar estas analogías vegetal-humano nos hace falta un código, un diccionario para traducir y comprender los significados ocultos desde un punto de vista analógico. La propuesta es leer los vegetales según tres códigos de interpretación o traducción: Los tres códigos de la signatura.

El Código Primario consiste en el estudio de la forma, color y estructura de las principales partes de un vegetal, aquellas que vemos desde un inicio al contemplar una planta cualquiera. Estudiamos en este código el significado general del tipo de raíces, tallos, hojas, flores y frutos. En muchos de los vegetales el estudio de esta primera parte ya nos aporta mucha luz acerca del trabajo básico que realizará la esencia y, en el caso concreto de los 12 curadores, nos permite contemplar en su máxima expresión el principio de polaridad o dualidad que rige nuestro mundo de fenómenos.

Las 12 primeras flores de Bach manifiestan una clara polaridad entre su parte vegetativa: raíces, tallos, hojas y frutos y la reproductiva: las flores. Para comprenderlo mejor tenemos que observar este primer código de un vegetal para darnos cuenta de que la estructura vegetativa nos servirá como comparativa de nuestros defectos de personalidad mientras la flor expresa la virtud contraria con la que trabajar dichos defectos.

La flor es la parte energética, el don que equilibra el resto del vegetal y que completa la Unidad. La esencia que preparamos de ella también equilibra nuestro ser, aportando la virtud que nos falta, haciéndonos resonar con ella y recordándonos el camino de retorno a nuestro verdadero Ser.

En el Código Secundario se concretan aspectos mucho más específicos, como pueden ser las estructuras especiales: espinas, pelos, glándulas, zarcillos, estípulas, estructuras que no tienen de forma habitual todos los vegetales y que por ser especiales nos aportan una valiosa información de su signatura.

También nos fijamos en la orientación espacial, cómo la planta entera se expresa en el espacio; si la energía tiende a salir o entrar y de qué forma lo hace. Estructuras piramidales que expresan gran energía o estructuras horizontales que expresan un tipo de estancamiento, etc.

El olor y sabor son importantes, pero harto difíciles de analizar por lo subjetivos que pueden ser y porque para clasificarlos adecuadamente hay que ser un especialista consumado en cada uno de ellos. El sabor es especialmente importante en la medicina tradicional china, por lo que Pablo Noriega ya les hablará de sus relaciones con la salud y con los 5 elementos.

Cada vegetal se expresa en la estructura y forma, pero también en la famosa cuarta dimensión: el tiempo. El desarrollo de sus ritmos biológicos diarios o estacionales nos hablará de algunas preferencias del vegetal.

Los movimientos son importantes cuando son aparentes, dado que en los vegetales no es tan típico hallarlos. Así las semillas propulsadas por Impatiens o los movimientos de los estambres de Rock Rose son especialmente ilustrativos por su relativa rareza en la naturaleza.

La reproducción y el cómo las semillas llegan a dispersarse nos habla de cómo las ideas y creaciones de un vegetal se expresan, forman y dispersan y, por analogía, cómo lo hacen las tipologías de Bach (nuestras personalidades).

Con el estudio de la ecología de la especie analizamos las preferencias de un vegetal por crecer en un lugar y determinadas condiciones y evitar otro. Qué buscamos y qué evitamos en nuestras vidas.

Finalmente, estudiamos en este código secundario la familia botánica a la que pertenece la especie, para tratar de establecer unos patrones comunes de conducta y sacar información general complementaria de la específica recogida en los apartados anteriores. También nos permitirá conocer mejor los grupos vegetales y qué temas generales trabajan, aunque después cada especie se diferencie considerablemente.

En el Código Terciario se resumen todos los conocimientos que la humanidad, a lo largo de los siglos, ha conquistado de cada especie vegetal. Y esto engloba desde la antigüedad de los conceptos de la Medicina Tradicional China, y que parten de una observación muy profunda de la naturaleza, hasta la Astrología milenaria, que contempla al hombre y al cielo por igual para sacar paralelismos y aprender a utilizar los conceptos de micro y macro cosmos.

En este último código estudiamos los números de la planta: número de pétalos, sépalos, semillas, lados del tallo, etc. Los números nos hablan de tendencias arquetípicas y en asociación con ello estudiamos las geometrías, especialmente las florales y, en caso de haberla, su asociación con la Geocromoterapia, una técnica terapéutica basada en el color y la geometría para la sanación del ser humano.

También incidimos en las relaciones del vegetal con otros reinos de la naturaleza, como por ejemplo en el mineral la relación de Agrimony y Wild Oat con el silicio (comunicación) o de Gorse con el nitrógeno, o bien las relaciones con polinizadores de la mayoría de los 12 Curadores en cuanto al reino animal.

Especialmente interesante es tratar de averiguar cuáles de los 4 elementos de la naturaleza predominan en cada flor de Bach y qué relación de complementariedad se llega a establecer entre ellos.

Los usos populares también están contemplados y la escasa información disponible y/o entendible sobre la alquimia vegetal se ha tenido en cuenta, pero sin tratar de ahondar, lo que sin duda requeriría el trabajo de especialistas en la materia.

Los usos medicinales en fitoterapia son un factor importante y, gracias al avance de los análisis bioquímicos en las últimas décadas, se conocen muy bien los componentes de buena parte de las flores de Bach y sus utilidades en fitoterapia. A partir de los usos en medicina natural, podremos extrapolar propiedades de su esencia floral energética.

Este tercer código permite confirmar el concepto de Signatura de una especie, valorar si lo que la humanidad ha captado a lo largo de los siglos tiene relación con lo que expresan las estructuras, formas y colores. Representa el broche de oro que permite aunar los tres códigos en una sola e individual signatura vegetal, en un concepto abarcador y sintético a un tiempo. Si todo nos lleva a una misma o parecida conclusión habremos empezado a desbrozar el alma de esa especie que nos regala sus dones.

Los Chakras

Según la tradición hindú los chakras son una especie de vórtices de energía que se sitúan a lo largo del cuerpo energético humano y que tienen la función de captar, enviar y transformar la energía cósmica. A cada uno de los 7 chakras principales se le asocia una glándula corporal y una región del cuerpo físico en la que tiene una mayor influencia. En cierta manera los chakras actúan como estaciones de transformación de la energía de la Fuente hasta el cuerpo físico.

En este trabajo, siguiendo criterios de: signatura floral, relación con los 4 elementos, intuición y experiencia terapéutica, he asociado cada una de las 12 flores con los 7 chakras y os propongo un trabajo de aplicación directa de las mismas sobre el cuerpo en la región de dichos chakras. Las aplicaciones prácticas en consulta están dando resultados esperanzadores, por la rapidez y potencia de actuación. A veces multiplicando la efectividad y rapidez de la misma esencia floral por vía oral.

Los Principios Cósmicos

La visión de los conocimientos ancestrales de la medicina china y la astrología han derivado en el sentir que cada flor, y muy especialmente estos 12 Curadores, se podrían enmarcar en algo mayor, en un principio universal que se manifestara en todos los planos de la existencia material. A este principio lo he llamado Principio Cósmico.

Incluyo a cada curador en un Principio Cósmico, que evidentemente no puede ser definido por una flor. Es algo mucho más amplio y profundo. Los 12 Principios Cósmicos afectan a todas las personalidades, pero cada tipología parece medrar mejor a la vera de un Principio Cósmico en especial. Así, cualquier personalidad necesita del Principio del Impulso para iniciar cualquier actividad o función, pero será Impatiens la tipología en que este principio se expresará con mayor intensidad, tanto que podría llegar a constituir un defecto (la impulsividad).

Así, cada curador confunde defecto con virtud y lleva a la exageración el don, volviéndose el mismo un defecto a superar. Cuan cerca están el don y el defecto,….

Si vemos a Centaury y sus enormes ganas de servir podríamos pensar en que realmente su vocación es una gran virtud. Y lo es, pero Centaury exagera en su don y su capacidad de darse se vuelve en un defecto, el servilismo. Y no vive su vida, no crece, no evoluciona como debería. Cuan cerca están la virtud y el defecto,….

En este apartado os mostraré el Principio Cósmico asociado al curador y quizá eso os ayude a comprender la pulsión de una determinada tipología, la fuerza que la mueve, el defecto que la angustia y el don que la acompaña.